8 pasos para volver loco a un diseñador. (viejito, pero bonito)

Como todos saben, los diseñadores gráficos son la razón de muchas de las guerras de este mundo: se meten en nuestras cabezas con la publicidad subliminal, obligándonos a gastar dinero en las peores mierdas, y eventualmente, llevándonos a la depresión económica y actos varios de violencia. Por supuesto, esto es porque la mayoría de ellos son comunistas.

Así que -para hacer mi parte y salvar al mundo de ellos- hice una lista de cosas que podes hacer cuando contrates a un diseñador grafico, para asegurarte de que deje esa profesión para siempre.

1- Microsoft Office
Cuando le envíes un archivo a un diseñador grafico, asegúrate de hacerlo con cualquier programa de la línea Office.
Si lo que tienes que enviar son imágenes, tendrás mas éxito en el enloquecimiento si en lugar de enviar un simple JPG, pegas todo en un archivo de Word o simplemente dibujas todo en PowerPoint. No olvides utilizar una resolución de 72 DPI, así el tiene que contactarte para pedirte todo de nuevo en alta calidad. Cuando le envíes esta nueva versión, asegúrate de que sea 50% más chica. Y si lo envías por mail, olvídate de adjuntar el archivo de vez en cuando.

2- Tipografías
Si el diseñador elije Helvética, pídele que use Arial. Si elije Arial, pídele Comic Sans. Si elije Comic Sans, no te dejes engañar: no es un diseñador de verdad o ya esta completamente loco.

3- Más es mejor
Digamos que quieres un brochure. El diseñador va a tratar de meter espacios en blanco por todos lados: largos márgenes, espaciado entre columnas, interletrado, etc. Puede ser que te diga que lo hace para que sea más fácil de leer, para que se vea mas limpio, para darle un aspecto profesional. Pero no le creas ninguna de esas mentiras: la razón por la que lo hace es para que tu documento sea más grande, con más páginas, así te cuesta más dinero mandarlo a imprimir. ¿Por qué hace esto? porque los diseñadores te odian. Además, cenan bebés. Crudos.

Así que pídele que achique los márgenes, dale muchísimo texto para poner en poco espacio. Se sugiere también una amplia variedad de tipografías (Comic sans es un bonus). Pídele cliparts bajados de páginas comerciales. Pídele que agregue muchas fotos (envíalas como se explica en el punto 1). El va a tratar de discutirlo, y va a defender sus argumentos, pero no lo escuches: al final, el cliente es el que paga, así que siempre tiene razón.

4- Logos
Si tienes que enviarle al diseñador un logo para un proyecto en particular (puede ser de un sponsor o un socio) no te conformes con los datos del punto 1. Un logo tiene que ser enviado en un tamaño muy (pero MUY) pequeño, con mucha compresion GIF o JPG. Lo mejor es que este sobre un fondo muy difícil de recortar, blanco y negro no sirven. Una vez que el se haya tomado el trabajo de limpiarlo, recortarlo (puede que incluso lo redibuje) explícale que en realidad, lo necesitas muchísimo mas grande, como para una bandera o algo así.

Si lo que quieres es que el diseñe un logo para tu, arma los bocetos en lápiz sobre una servilleta. Mejor todavía: pídele a tu sobrino de 9 años que lo dibuje por tu. De todas maneras, esto no debe tomar más de 5 minutos, ya que no quieres que sea detallado ni fácil de entender, porque cuanto menos entienda el diseñador lo que quieres, mas cosas podes hacerle cambiar mas adelante. Nunca aceptes el primer logo, nunca aceptes el noveno. Hace que haga muchos cambios, pídele combinaciones de color ridículas, pídele que agregue cliparts por los que no vas a pagar, pídele incluso que agregue fotos, biseles, 3D, efectos de photoshop recontra vistos, pídele el texto en Comic sans.
Cuando lo veas realmente harto, dille que en realidad el que te gustaba era el segundo.
Se que parece monstruoso, pero no te olvides de que los diseñadores son los culpables del cáncer de mama.

5- Elige tus palabras
Cuando describas lo que quieres en un diseño, asegúrate de usar términos que no signifiquen nada. Podes decir que te gustaría con un poco mas de swing, que lo haga mas tipo web. Podes decir que te gustaría un diseño que este bueno o que quisieras gráficos de esos que te hacen decir: “que buenos gráficos!”. Las opciones son muchísimas… ni siquiera tienes que hablar: al llegar a los adjetitu, simplemente remplázalos por movimientos espasmódicos con las manos.
No te sientas mal por esto, todos sabemos que los diseñadores se convierten en lobos durante la luna llena.

6- Colores
La mejor manera de elegir tus colores (no vas a querer que los elija el, ¿no?) es escribir en varios papelitos referencias de color (no dejes que él se acerque con una guía pantone ni nada por el estilo) como verde anaranjado o helado de palta. Ponlos en un sombrero y saca varios al azar. El diseñador va a sugerir quedarse con 2 o 3 como mucho, pero no le hagas caso, elige todos los que quieras. Y asegurarte de hacer lo del sombrero en frente de el, y mientras lo hagas, podes cantar alguna cancioncita de Miranda.

7- Fechas límite
Cuando sea tu turno de aprobar un diseño, tomate tú tiempo. No hay ningún apuro: podes tomarte dos días, podes tomarte seis. Cuando te acerques lo suficiente a la fecha de entrega, dile al diseñador que quieres mas correcciones y cambios de lo que le da el tiempo para realizar.
Podes decir que no te gusta como queda la Comic sans, podes mandar mas fotos en Word… ¡incluso puedes cambiar los colores, y hacer lo del sombrero de nuevo!

8- Golpe final
Después de que hayas seguido cada uno de los pasos, es parte de la naturaleza humana (aunque sea para discutir si los diseñadores son humanos o no) sentirse un poco inseguro. A medida que se dé cuenta de que no puede satisfacer tus necesidades, el diseñador va a abandonar todas sus esperanzas de ganar una discusión, y simplemente va a hacer las cosas que tu quieras: ¿lo quieres en purpura? todo purpura, entonces. ¿Seis tipografías diferentes? ¡Seguro!
Puede que entonces te sientas victorioso. Puede enternecerte verlo no dormir para hacer cosas que el considera que están mal. Pero no olvidemos nuestro objetivo: que deje definitivamente su profesión y de hacerle daño a la humanidad. Así que prepárate para asestar el golpe de gracia. Cuando estés tomando las decisiones finales de color, forma, tipografía, etc., dile que estas decepcionado de su falta de iniciativa. Dile que después de todo, el es el diseñador, no tu. Que no piensas pagar la fortuna que el pide por hacer todo el trabajo tu (no importa cuanto pida, o que ya hayan acordado el precio, siempre tiene que parecerte mucho).
Dile que estas harto de su falta de creatividad y que prefieres pasarle el trabajo a tu sobrino que es un genio con el Corel.

Y ya. El único diseñador bueno, es el que se queda quietito en su camisa de fuerza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s