Textos que funcionan: como redactar para la Web

Por Marta Sylvia del Río Guerra.

Una creencia errónea es que, al crear el contenido de un sitio web, bastará con copiar la información que se tiene en folletos y documentos institucionales. Esto se hace cuando se parte de dos premisas equivocadas: (a) el texto de un material impreso se puede presentar y leer de la misma forma en una pantalla y (b) la gente lee lo que es importante para la organización dueña del sitio.

Para el primer punto, ergonómicamente es mucho más cansado leer pixels en una pantalla que texto en un papel. (CBASSE, 1983) Por ello, cuando el usuario está leyendo un artículo largo que le resulta interesante, muchas veces lo imprimirá para continuar leyendo de un papel. Para la segunda premisa, la gente no lee lo que es importante para la organización. Piense en los últimos tres sitios que haya visitado. ¿Leyó toda la información de la página? Por supuesto que no. Cada usuario lee únicamente lo que es importante para él. Por ello es tan relevante conocer qué buscan los usuarios que visitan el sitio.



Diseño de Información

Para tener un sitio amigable y funcional, debemos diseñar la información del mismo. Esto es el mismo principio que rige al diseño gráfico en general; debe de tenerse en mente el objetivo antes de comenzar a diseñar, o en este caso, redactar. De acuerdo con Nathan Shedroff (2008), el diseño de información “es un campo y un enfoque que intenta diseñar comunicaciones claras y entendibles mediante el cuidado de la estructura, el contexto y la presentación de los datos y la información”.

Deben cuidarse 4 aspectos:

• ¿Qué? El tema central o propósito de la página debe ser lo más claro posible.

• ¿Quién? Reclamar la propiedad de una página es básico.

• ¿Dónde? Nunca olvidar la naturaleza internacional del medio.

• ¿Cuándo? Indicar la fecha de publicación, las páginas envejecen.

Un ejemplo muy sencillo sería la publicación de una página que hable sobre índices de deforestación de bosques de coníferas. Lo primero que debe quedar claro es por qué se publica esta información. ¿Está diseñado para centros de investigación o para concienciar a niños de escuelas primarias sobre la importancia del tema? El lenguaje empleado y los resultados presentados variarán mucho en base a mi audiencia. En segundo lugar, ¿quién publica esta información? No tendrá la misma credibilidad si lo publica la SEMARNAT, Green Peace o una asociación regional de madereros. En tercer lugar debe especificar dónde se genera esta información. ¿Se está hablando de los bosques de Querétaro, de México o del mundo? Por último, saber de cuándo son estas cifras. Si son de hace 2 años, ya cambiaron.

Simplificar los textos

El lenguaje debe simplificarse lo más posible, eliminando adjetivos, juicios de valor, y ambigüedades. Hay que dar un tono positivo al mensaje. Se recomienda dar información completa, en forma amigable y sin tecnicismos. Esto último es especialmente importante para los mensajes de error.

Simplificar las ligas

Cuando agregamos ligas, debe especificarse qué contienen para que el usuario decida si quiere accederla o no. Conviene incluir referencias a otras páginas del sitio, para facilitar la navegación del usuario. Cuando se trate de descargar un documento, conviene especificar tamaño y formato.

Redacción de pirámide invertida

Cuando sea posible, se recomienda utilizar la técnica de la pirámide invertida, escribiendo la idea principal y luego sustentando y agregando detalles. De esta forma, si el usuario no termina de leer, habrá captado la idea principal. No es el mejor estilo para un libro o una historia, pero enfoca la atención a la información más relevante.

Blanca Nieves se casó con su príncipe azul tras escapar de numerosos peligros, incluyendo un cazador asesino y una manzana envenenada. (Woodtke, 2002, p.16) Busque más información sobre el príncipe, los 7 enanos, la madrastra, la manzana envenenada y el espejo mágico.

Redactar para buscadores

Otro punto importante de un sitio web es redactar para que los buscadores puedan encontrar fácilmente mi contenido. Se les puede indicar qué información existe y cada cuando tiempo se actualiza. Entre los expertos de diseño de sitios web, se conoce como mejorar la buscabilidad (findability). Es importante recordar que los textos embebidos en imágenes no podrán ser localizados por los buscadores.

Bibliografía

Jeney, C. (2006) Writing for the Web: A Practical Guide (1a ed.) USA: Prentice Hall

Price, J. Price, L. (2002) Hot Text. USA: New Riders

Shedroff, N. Diller, S. Rhea D. (2008) Making Meaning: How Successful Businesses Deliver Meaningful Customer Experiences (1a ed). USA: New Riders Press

Woodtke, Christina (2002). Information architecture. USA: New Riders Press

Referencias Web

CBASSE Commission on Behavioral and Social Sciences and Education (1983). Video Displays, Work, and Vision.

Disponible en: http://www.nap.edu/openbook.php?isbn=0309033888&page=R9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s